Home Argentina Un lugar milenario: El Bosque Petrificado de Sarmiento en Chubut

Un lugar milenario: El Bosque Petrificado de Sarmiento en Chubut

por Bruno Sabella

Un lugar milenario: El Bosque Petrificado de Sarmiento en Chubut es uno de los lugares más sorprendentes e interesantes de la Patagonia. Se encuentra a 28 kilómetros de la localidad de Sarmiento en Chubut y 156 kilómetros de la ciudad de Comodoro Rivadavia, la ciudad más grande la provincia y la Capital Nacional del Petróleo. Conocer el bosque petrificado de Sarmiento es viajar al pasado 65 millones de años, cuando la Patagonia era un exuberante bosque verde, pantanoso y húmedo.

Es el bosque petrificado más grande del mundo. El cual ocupa unos 300 kilómetros cuadrados. Constituye una de las áreas naturales protegidas más antiguas de la Patagonia, fundada en 1897. Apodado como José Ormachea, en honor a su descubridor. Para poder llegar desde Comodoro Rivadavia debemos tomar la Ruta Provincial 20, la cual se caracteriza por paisaje desértico y pisadas de ripio. Luego de pasar el Lago Musters, y bordeando el río Senguer, llegamos al bosque.


Descubrí toda la belleza, paisajes y actualidad de Argentina en nuestra sección especial


El bosque petrificado se caracteriza por sus innumerables árboles, troncos, hojas, astillas y hasta semillas que han sido convertidas totalmente en piedra. Uno pareciera estar en un escenario de película, o tal vez en otro planeta. Pero estamos en la mesta de Chubut, en plena Patagonia. El área también se destaca por el suelo arenoso-arcilloso, cantos rodados, así como también cenizas volcánicas y rocas basálticas.

Un lugar milenario: El Bosque Petrificado de Sarmiento en Chubut, testigo de la Prehistoria.

Los arboles petrificados son testigos de la Prehistoria y forman un paisaje de una belleza única e inigualable. Los troncos que se encuentran en el lugar han sido petrificados y son el resultado del efecto que millones de años ejercieron sobre sus maderas. Nos remontamos al pasado, cuando durante la era Terciaria, la Cordillera de los Andes se elevó e imposibilitó el paso de la humedad proveniente desde el Océano Pacifico. Al producirse erupciones, las cenizas se fueron esparciendo, lo cual dio comienzo a un lento proceso de transformación de estos troncos en piedra.

En términos científicos, la orogénesis andina provocó grandes erupciones volcánicas, y las cenizas cubrieron los bosques, sepultándolos y preservando los troncos. La materia leñosa de los árboles absorbió minerales (sílice) de la ceniza volcánica, que impregnó sus tejidos y sustituyó el material orgánico por inorgánico. El tronco mineralizado conservó su apariencia original. Los científicos han estudiado los sedimentos volcánicos del suelo y a partir de estos se estudiaron los minúsculos granos de polen que permitieron reconstruir con detalle los diferentes tipos de vegetación de la zona.

Un recorrido milenario

El recorrido nos permite disfrutar de los espectaculares paisajes, los cuales los observamos desde varios miradores. Somos testigos de un lugar milenario, donde podemos contemplar el Valle Lunar en todo su esplendor, así como también en el circuito observamos troncos de todos los tamaños, ramas y diversos restos fósiles de vegetales, de tonos rojos, marrones y amarillos, los cuales están junto a los senderos o dispersos en el valle. Podemos también ver palmeras y coníferas, las cuales han sido convertidas en roca, además es posible apreciar la fauna salvaje del lugar, como zorros grises, águilas moras, guanacos y piches.

Los senderos se encuentran delimitados con piedras, carteles y restos de los mismos fósiles. La zona se caracteriza por los fuertes vientos, con lo cual es importante mantenerse en los senderos y transitarlos con precaución. El clima en esta parte de la Patagonia es extremo e impredecible, de un momento a otro puede surgir un fuerte temporal con vientos que superan los 100 kilómetros por hora.

Hay un centro de interpretación a la entrada de la reserva el cual nos ofrece la posibilidad de aprender más sobre este asombroso lugar y observar restos paleontológicos y arqueológicos de la zona. El Parque Provincial Bosque Petrificado de Sarmiento también cuenta con servicio de guardaparques. Llegar hasta este remoto lugar del sur de Argentina es una de las experiencias que ningún viajero debería perderse, es descubrir un lugar que nos deslumbra por sus paisajes y su milenaria historia.


Noticia relacionada: Todos los Requisitos para viajar por Argentina provincia por provincia


Un lugar milenario: El Bosque Petrificado de Sarmiento en Chubut. Otros atractivos en Sarmiento y la zona

Parque Temático Paleontológico Valle de los Gigantes

La localidad de Sarmiento es conocida por su rica historia geológica, arqueológica y paleontológica. El parque se erige en un predio situado a 200 metros de la oficina de información turística, en el cual se exponen réplicas de dinosaurios, realizados a tamaño natural y esculpidos con sumo rigor científico. La propuesta de este parque temático es dar a conocer mediante una visita guiada, los ejemplares que habitaron hace 169 millones de años la zona.

Museo Regional Desiderio Torres

Forma parte del Parque Valle de los Gigantes y se caracteriza por su colección paleontológica, arqueológica e histórica de veinticuatro mil piezas. Tales como reliquias de los pobladores originarios Tehuelches y Mapuches, así como de los pioneros y colonos.

Las chacras del valle

Si visitamos Sarmiento, también podemos realizar agroturismo visitando algunas de sus chacras, las cuales están ubicadas en el hermoso valle de Sarmiento, un oasis en pleno desierto patagónico. Es posible realizar visitas guiadas a las chacras donde podemos comprar muchos productos caseros. Una de ellas es Chacra Lloyd, la cual tiene producción de fruta fina, miel, producción hortícola, así como también otros productos de elaboración propia.

Túneles de Sarasola

El lugar tiene una extensión de 400 metros y se ubica en los terrenos de la Estancia los Manantiales, a 45 kilómetros de Sarmiento. Se llega por la Ruta Nacional 26 en dirección a Río Mayo. La Cueva o el “Túnel” de Sarasola se llamada así por el propietario original del lote N° 103, don Tomás Sarasola. Fue descubierta por un nativo de nombre José Payalef alrededor del año 1913, su entrada es oval y mide 3 metros por dos y medio metros. Desde la estancia es una caminata de 2 kilómetros a lo largo de un cañadón hasta la cueva.

Lago Musters

Es uno de los lagos más bellos de la Patagonia, los antiguos tehuelches lo llamaban “Otrón”, sin embargo, el Perito Francisco Moreno lo bautizó Musters en homenaje al aventurero inglés George C. Musters, quien realizó junto a los tehuelches un viaje de exploración a través de la Patagonia en 1869. Sus bellas aguas son de color azul y nos regalan una postal soñada de este rincón de Chubut.


Para saber más sobre Parques Nacionales y áreas protegidas de Argentina visitá el siguiente enlace

Podría interesarte

Dejar comentario